Juicios telemáticos en el orden penal: ventajas e inconvenientes

El pasado día 28 de abril se dictó el Real Decreto-ley 16/2020,de medidas procesales y organizativas para hacer frente al COVID-19 en el ámbito de la Administración de Justicia.  

Entre otras medidas de agilización y seguridad, el mismo contenía la siguiente previsión con respecto a la celebración de juicios mediante medios telemáticos:

“Artículo 19. Celebración de actos procesales mediante presencia telemática. 

1. Durante la vigencia del estado de alarma y hasta tres meses después de su finalización, constituido el Juzgado o Tribunal en su sede, los actos de juicio, comparecencias, declaraciones y vistas y, en general, todos los actos procesales, se realizarán preferentemente mediante presencia telemática, siempre que los Juzgados, Tribunales y Fiscalías tengan a su disposición los medios técnicos necesarios para ello. 

2. No obstante lo dispuesto en el apartado anterior, en el orden jurisdiccional penal será necesaria la presencia física del acusado en los juicios por delito grave.“

(…)

Como es bien sabido, dicha medida está generando múltiples posturas a favor y en contra. En ese sentido, y desde el Portal Jurídico A definitivas, se analizaban recientemente en detalle las cuestiones procesales y técnicas que deben solventarse para ello, y la posibilidad de realizar juicios telemáticos en el orden penal. He aquí las conclusiones de ese análisis: 

1.- El cambio es estructural, trastoca la tradición, modifica la institución y hace temblar pilares del sistema. No se merece que el legislador lo aborde con un artículo escueto y mal redactado.

2.- Los impedimentos procesales que inicialmente pueden advertirse por cualquiera, puede que sean en realidad mezcla de impedimentos técnicos, ausencia de regulación y miedo al cambio.

3.- La solución no parece que deba pasar por imponer la “carga tecnológica” a los profesionales o particulares, sino que debe recaer sobre la Administración.

4.- Hay experiencias variopintas y diversas entre los primeros juicios telemáticos celebrados. No parece que haya ni consenso ni criterio único sobre cómo proceder.

5.- La limitación a un tipo u otro de proceso realizada en abstracto es arbitraria.

6.- Las resoluciones que acuerden la práctica de un acto por medios telemáticos deberán contener una argumentación amplia sobre los detalles relativos al acuerdo (oportunidad, conveniencia, complejidad, publicidad o medios técnicos, entre otras).

7.- La seguridad de la tecnología también depende de la configuración y uso que realice el usuario (véase teams o zoom).

8.- La protección de los datos personales aportados al proceso por medios telemáticos puede resultar un tema conflictivo, si no se toman medidas desde el principio.

9.- Los requisitos técnicos de los medios elegidos, su mantenimiento, control, inspección y verificación, requiere una inversión importantísima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .